✍🏽 Germán Malaver ( @german_malaver )

📸 Dora Barrera ( @doramar1010 )

👦🏻 Emmanuel Saldarriaga ( @emmanuelsaldarriaga )

📍 Juan Valdez Café ( @juanvaldezcafe ) del Centro Comercial Parque La Colina ( @parquelacolinacc ) –Carrera 58 D # 146 – 51, Bogotá, Colombia

Colombia se caracteriza por ser un país pluricultural, donde cada artista da lo mejor de sí para dejar en alto el nombre del país a nivel mundial 🌏🌎🌍. En esta ocasión, si te menciono el nombre de Emmanuel Saldarriaga no lo tengas presente, pero sí te dijo Agustín Julio es probable que se te venga a la mente la serie Dejémonos de Vargas. Esta promesa de la actuación, ha venido trabajando desde los cuatro años por ver sus sueños hechos realidad, y desde que llegó a la telenovela del Canal RCN su rostro se ha venido popularizando, pero, su humildad, su alegría, su carisma y su ternura sigue vigente como cuando soñó en llegar lejos.

G.M. Emmanuel, de antemano quiero agradecerte por aceptar esta invitación a merendar con café y muffins, es un placer compartir contigo. También quiero felicitarte, estás haciendo un papel muy increíble, donde nos enseñas sobre valores que se han venido perdiendo.

E.S. ¡Gracias a ti Germán por la invitación! Empezamos bien el día (risas). Y gracias por tus palabras, son recibidas con humildad.

G.M. (Risas) ¡Con gusto, el placer es todo mío! Bueno, comencemos ¿Quién es Emmanuel Saldarriaga Escudero?

E.S. Bueno, yo diría que Emmanuel Saldarriaga es un joven que se mantiene muy activo. Que tiene que estar ocupadísimo; es que toda mi vida lo he estado. Porque en el tiempo que no desempeño alguna labor, me digo: «¡no estoy haciendo nada con mi vida!«. De hecho mis padres siempre me han apoyado en que tenga ocupada mi mente. Por ejemplo, estuve en clases de «ultimate», clases de fútbol, clases de natación, clase de actuación, clase de presentación, clase de modelaje. Estuve en una clase de francés, también he estado en clases de inglés, en clases de baile… o sea un montón de cosas para mantenerme ocupado. Es que también, soy súper revulsivo para las cosas, yo veo algún problema y trato de solucionarlo. La verdad es que soy calmado- En ocasiones veo que algunas personas se alteran mucho, y yo digo: «pss… ¡no pasa nada, eso lo solucionamos!» Y la verdad, es que también, me da mucha risa todo, yo me río a cada rato, a mí nunca me van a ver triste porque yo soy súper feliz, entonces es muy difícil de que alguien me contagie alguna energía maluca, yo siempre me río. De hecho, a veces pasan problemas y yo en el peor momento me empiezo a reír, a veces pienso que es algo raro no sé.

¡Eh! También, me apasiona la actuación y la presentación. Cada uno tiene pasión y vocación. Mi pasión es la actuación y la presentación. Y mi vocación, yo creo que es la medicina, la verdad es que me encanta esa profesión. De hecho yo cada nada veo series de medicina. Con decirte que me vi 17 temporadas de ‘Grey’s Anatomy‘. Y yo veo cosas reales ¡me encanta! Pero no la practicaría porque yo prefiero la pasión que la vocación. Y segundo, porque la medicina es una profesión para toda la vida y yo no podría vivir sin la actuación o sin la presentación; y eso retrasaría el proceso porque es con el tiempo que uno va subiendo escalones. Entonces, ese soy yo.

G.M. (Risas). ¡Pero la tienes clara! Mmm… ¿Cómo inicia tu carrera artística?

E.S. ¡Así es! (Risas).

Mmm… yo diría que inició a mis cuatro años, cuando estaba en la escuelita yo me metía a las actividades lúdicas para hacer de todo, para cantar (en ese tiempo cantaba, pero ya no) (risas), para presentar, para actuar. Y la verdad, me incliné en primera estancia por el modelaje porque ya había hecho unas vallas publicitarias y un montón de cosas así de esa índole. Entonces, mis papás cumplieron mi anhelo y entré a estudiar en la Academia de Talentos Efraín Arce Aragón que queda ubicada en Medellín, y ahí hice modelaje no recuerdo muy bien sí fue medio, o un año (pues tenía cuatro años de edad) (risas). Y yo después les dije a mis papás: «que en la academia había un combo (modelaje y teatro)«, y ellos no lo pensaron dos veces, así que entré a estudiar. Porque te contaré que mis papás han sido un apoyo increíble para mí, siempre han estado ahí en todo momento. Y ahí fue donde descubrí la actuación. Empecé a hacer teatro y ¡me encantó¡ Estuve en la obra de teatro navideña Galletas Noel, la cual hice parte durante dos años consecutivos; en una temporada como protagonista y en la otra como uno de los elfos de Papá Noel (risas). Después de toda esta experiencia, empecé a hacer cortometrajes para universidades de Medellín. Después continué con series web. Y continué con papeles en novelas como en tres capítulos de Las Hermanitas Calle, en un capítulo en Loquito Por Ti y actualmente hago parte del elenco de Dejémonos de Vargas que son 79 capítulos.

G.M. ¡Asombroso! Y ¿Qué has sacrificado para convertirte en todo un artista?

E.S. Yo creo que lo que he sacrificado diría que es el tiempo de ocio, o sea de no hacer nada, porque obviamente yo me mantengo muy ocupado. Yo no diría que los amigos, porque no soy de muchos amigos (¡bueno! Ahora sí), porque antes en el colegio donde estudiaba me hacían bullying, entonces por eso no tenía amigos, y es que la verdad es que tampoco me interesaba porque yo vivía enfocado en mí. Mientras que, ahora si tengo unos amigos increíbles, de hecho mi jefe de prensa Paola es como un familiar más.

Y volviendo a tu pregunta, también he sacrificado noches… noches de sueño, tiempo para descansar, porque soy una persona muy perfeccionista, soy muy ordenado; entonces, cuando veo algo que me falta mejorar, yo me pongo a trabajar arduamente hasta conseguirlo y que me quede intachable. Pero así que sacrificar algo en especial pienso que no, mmm… bueno, tal vez la vocación de la medicina (risas).

G.M. ¡Guau! ¿Qué es lo más difícil de ser un artista integral en Colombia?

E.S. ¡Bueno! Son dos cosas difíciles: la primera, son las oportunidades, porque estamos en un país que hay muchos jóvenes con talento, entonces, poder recibir una posibilidad como la que tengo en este momento en Dejémonos de Vargas, eso es muy difícil y ahí es donde te tienes que preparar muy bien, porque afuera hay un montón de jóvenes que tienen muchísimo talento, son para ir a Hollywood ¡en serio! Eso lo reconozco.

Lo otro, es por ejemplo cuando estamos en una serie como Dejémonos de Vargas, la fama crece en el actor que interpreta el personaje. Por ejemplo, el mío es Agustín Julio, y es el encargado de la risa, la chispa, el empujoncito. Es como cuando las rocas se pegan y prenden la chispita ese soy yo. Y te cuento que la gente me reconoce en la calle y yo pienso que lo más difícil de eso es que ya no hay tanta privacidad como se tenía antes, porque ya todo el mundo está pendiente de lo que haces y ahí comienzas a tener personas que te defienden y contradictores, por eso hay que tener mucho cuidado cómo actúas y con lo que dices; y yo creo que eso es lo más complicado.

📸 Archivo personal

G.M. ¡En serio qué chévere que tengas esos pensamientos tan claros! Y dime ¿Cuál faceta artística prefieres: actor, modelo, cantante, presentador de radio o presentador de televisión?

E.S. La verdad prefiero dos: actor y presentador de televisión (pero de esos programas así chéveres, donde hacen retos con la gente, ¡me encanta!).

G.M. ¡Genial! Mmm… ¿Cuál es el personaje que te gustaría interpretar y por qué?

E.S. Sería darle un cambio muy drástico a lo que he venido haciendo, pienso que sería algo de terror o de un psicópata y te voy a decir porqué… mi personaje es muy alegre, muy feliz, la gente lo ama y hacer un cambio a otro personaje donde de pronto la gente no lo quiera eso significa que uno puede hacer las cosas bien, o sea, que estás trasmitiendo una emoción buena y después una mala, eso es una muy buena señal para un gran actor, eso le da a uno un prestigio de poder tener esa diversidad de personajes y de contextos. Entonces, me gustaría algo así.

Recuerdo que en algún momento interpreté en un cortometraje a un niño psicópata y fue genial, la verdad me gustó. No sé si te viste La Familia Addams, donde la hija Merlina era malvada, con su humor demasiado negro, mi personaje era similar, pero la verdad cuando estábamos grabando yo no podía de la risa, porque era muy gracioso lo que tenía que hacer. Pero estuvo chévere, fue cómico, mi sueño es diversificar de todo un poco, pero lo que más anhelo es hacer ese cambio drástico, sería algo muy chévere.

G.M. ¿En serio? No te imagino en personajes así, lo que tú dices, eres el de la chispa y con ese tipo de papeles, ¡qué voltaje! Ojalá se te dé pronto. Y si claro que la he visto. De hecho pronto saldrá la película de Merlina ¿sabías?

E.S. ¡Por supuesto! Ya me la quiero ver (risas).

G.M. Ya somos dos (risas).

Y dime ¿Qué ha significado para ti ser egresado de la Academia de Talentos Efraín Arce Aragón?

E.S. Ha significado una responsabilidad muy grande, es dejar el nombre de la academia en alto porque ahí me formé, entonces debo hacer lo mejor posible, porque claro los profesores se esforzaron en formarme, entonces, yo debo recompensarles todas sus enseñanzas de de la mejor manera posible. Entonces, es una responsabilidad inmensa.

G.M. ¡Chévere, qué humildad! Mmm… ¿Es fácil o difícil ser un artista a tu edad?

E.S. Humildad que han inculcado mis papás.

Bueno, es que ser un artista no es nada fácil como la gente cree, porque primero tienes que estudiar, segundo los libretos, tercero tienes jornadas arduas, la responsabilidad es fundamental, tienes que adecuarte a los personajes y en ocasiones son súper difíciles y ya cuando tienes que salirte del personaje también es muy complicado. Pero, no creo que, yo siendo menor de edad tenga algo fácil, es lo mismo a lo que se expone cualquier actor, se trata de responsabilidad con el trabajo.

G.M. Eres muy maduro para tu edad, mis respetos. Y cuéntame ¿Cómo ves la escena actoral en Colombia recientemente?

E.S. ¡Gracias! Te cuento que ¡Muy bien. Me encanta! Pero, hay cosas que sí deberían mejorar. Por ejemplo, ahorita que no están contratando casi menores de edad para evitar trámites y un montón de cosas. Eso a mí me bajonea un poco, porque uno dice: «¿Y bueno en dónde están las oportunidades para los jóvenes de Colombia?«. Pero, de resto hay muchísimo talento y lo reitero que hay un nivel de talla mundial. Y Colombia, ahora está pasando por algo increíble; hace poco leía noticias de actores colombianos triunfando en Hollywood y es espectacular que ya compatriotas estén actuando en la pantalla grande de la potencia más grande en el cine.

G.M. Y sé que tú también llegarás a grandes ligas. ¿Cuál ha sido el personaje que jamás olvidarás?

E.S. ¡Gracias! Yo creo que Agustín Julio de Dejémonos de Vargas, lo creo porque los otros papeles aunque han sido muy buenos, son apariciones muy cortas. Mientras que, este ha tenido mayor duración, donde creé un lazo muy intenso con Agustín Julio, el cual he amado de principio a fin, porque yo hice un experimento, y es mezclé sustancias de todo tipo, y quedó al margen de lo que buscaban y a mí me parece que quedó muy chévere, ¡me gustó! Además, que es un papel el cual ya había culminado, sin embargo seguía personificándolo, y ya estoy volviendo en sí (risas). Pero yo creo que jamás lo voy a olvidar porque además fue ese cambio drástico de tener un papel muy importante en la televisión colombiana y eso lo valoro muchísimo.

G.M. Un personaje que Colombia no olvidará, tenlo por seguro.

Si tuvieras la oportunidad de personificar un capítulo de tu vida ¿Cuál sería?

E.S. ¡Que así sea!

Yo creo, que del salto de no ser tan conocido a ser identificado por las calles, como te decía anteriormente, que la gente ya está pendiente, que te escriben cosas. Yo diría que ese cambio, porque es algo difícil que los actores tenemos que lidiar, bueno en realidad los artistas, y pues ahí uno aprende. Y también mi vida en el colegio ha sido muy chévere para interpretar algo, porque donde estudiaba antes me hacían mucho bullying, o sea era muy fuerte y me lo hacían por ser artista. Entonces, llegué a pensar como «no quiero más, no quiero seguir porque me incomoda«, pero sólo lo pensé una vez (risas). Y ahora en el colegio donde estoy, que se llama Francisco Luis Hernández Betancur es espectacular, o sea yo amo esa institución. Puedo decir que estos últimos años es donde he disfrutado el colegio, porque anteriormente fueron días oscuros, tenebrosos (risas). Pero, este ha sido increíble, porque no se ve el bullying ya que es un colegio de inclusión, donde hay personas con distintas discapacidades, por ejemplo discapacidad auditiva, discapacidades visuales, con síndromes… entre otras y eso hace que aprendamos a valorar a los demás sin importar su condición, porque sus defectos son sus fortalezas y uno al hablar con ellos es gratificante, ¡te lo juro! Por ejemplo, en mi salón hay un chico que tiene síndrome de asperger y para mí es brutal hablar con él.

📸 Archivo personal

G.M. ¡Chévere! Sería una producción muy buena.

E.S. ¿Cierto?

✅ G.M. ¡Por supuesto!

Y bueno, ¿Qué tanto te apoya tu familia?

E.S. Ciento por ciento. Me apoyan un montón, Mis papás son orgullosos, se ponen felices, mi papá más que todo. Yo creo que saqué la vena artística más por mi papá, porque él en el colegio cantaba, y hacía cosas artísticas. Y nadie en mi familia es actor, ni presentador, yo no sé si soy adoptado (risas) ¡mentiras! Entonces, yo saqué esos dotes artísticos, no sé de dónde, pero es chévere. Y yo valoro mucho todo lo que mis papás han hecho, el alcahuetearme todo, gracias a ellos estoy donde estoy. Sin su apoyo no estaría en este momento aquí, no estaría en Dejémonos de Vargas, sería sólo Emmanuel.

G.M. ¡Qué bendición. Me alegra muchísimo!

Y ¿Cuál es esa frase familiar que atesoras en tu corazón?

E.S. Yo creo que la que me dejó muy marcado fue la de mi papá que dice «hay tiempo para todo«. Entonces, gracias a esa frase yo soy muy ordenado en mis horarios de actuación, de estudio y de presentación y me alcanza para todo, no tengo que salirme de nada, porque cada segundo de mi día cuenta. Y esa frase de mi papá está presente para todo lo que hago. Yo soy muy católico, y digo: «que Dios tiene el tiempo perfecto«.

G.M. ¡Tremenda frase! Y de seguro todo lo que te propongas lo cumplirás.

E.S. ¡Muchísimas gracias!

G.M. ¡Con todo el gusto!

Y cambiando un poco de tema ¿Qué es lo que más extrañas de Medellín cuando no te encuentras allí?

E.S. Mmm… yo diría que el clima (risas). Como esa alegría, porque Bogotá es una capital muy grande, donde las personas están en su ámbito. Mientras, que Medellín no es tan grande, entonces eso hace que nos sintamos como encerrados en una pequeña sociedad en la cual logramos tener más comunicación con nuestro entorno.

G.M. (Risas). Retomando a toda esta gran experiencia que estás viviendo ¿Qué tienen en común el personaje de Agustín Julio y Emmanuel Saldarriaga?

E.S. Yo digo que sus chistes malos (risas), el malísimo talento al fútbol (bueno, ahorita mejoré, pero antes mis papás se reían cuando me veían jugar. Yo creo que por eso iban para reírse). La alegría que tiene Agustín Julio, también la sensibilidad con la energía de los demás. Sus locuras, también las he hecho yo. Es que si viéramos el casting, cada actor fue muy bien escogido, porque cada uno tiene cosas de su personaje.

G.M. (Risas) Y ¿Qué ha significado ser parte del elenco de la producción ‘Dejémonos de Vargas‘?

E.S. Una experiencia increíble, un cambio en mi vida, algo que me lo disfruté al máximo, eso sí, la pasé genial. ¡Me encantó! Y me reí mucho, la alegría de tener nuevos amigos, entrar en sí en la televisión colombiana es un logro, una meta cumplida de muchas otras que tengo.

G.M. ¡Me imagino! Y bueno ¿Qué se viene próximamente para Emmanuel?

E.S. ¡Bueno! Ahorita estoy casteando para nuevas producciones. Y también me estoy dedicando a las redes sociales. De hecho ahorita tengo dos vídeos en TikTok y yo decía que: «esa red social no estaba destinada para mí«, pero ahorita soy tiktoker (risas) y en mi contenido encontrarás humor y de canto. La verdad es que hasta ahora estoy empezando.

📸 Canal RCN

G.M. No te digo que te seguiré, porque no sé usar TitTok (risas)

E.S. ¡Tranqui! Yo te enseño (risas).

G.M. (Risas) ¡bueno!

Y ya para ir culminando, te haré preguntas cortas, para respuestas cortas ¿vale?

E.S. ¡De una!

G.M. ¿Una canción?

E.S. Bohemian Rhapsody de Queen.

G.M. ¿Un cantante nacional?

E.S. Andrés Cepeda.

G.M. ¿Un cantante internacional?

E.S. En realidad sería una banda, Queen.

G.M. ¿Un libro?

E.S. Relato de un Náufrago de Gabriel García Márquez.

G.M. ¿Un color?

E.S. Rojo.

G.M. ¿Bandeja paisa o sancocho?

E.S. Bandeja paisa.

G.M. ¿Una bebida?

E.S. Mmm… gaseosa de uva.

G.M. ¿Una película nacional?

E.S. Mmm… me corchaste con esta. El Olvido que Seremos.

G.M. ¿Una película internacional?

E.S. Todas las de Misión Imposible.

G.M. ¿Un actor nacional?

E.S. Carlos Torres.

G.M. ¿Un actor internacional?

E.S. Tom Cruise.

G.M. ¿Una actriz nacional?

E.S. Margarita Muñoz.

G.M. ¿Una actriz internacional?

E.S. Angelina Jolie.

G.M. ¿Una producción que te haya marcado?

E.S. Dejémonos de Vargas.

G.M. ¿Playa o lluvia?

E.S. Playa.

G.M. ¿Bogotá o Medellín?

E.S. Bogotá.

G.M. ¿Un pasatiempo?

E.S. Jugar fútbol.

G.M. ¡Chévere! Y para culminar Emmanuel, vuelvo a agradecerte por tu tiempo y déjanos un mensaje ¡por favor!

E.S. No señor, gracias a ti Germán por la invitación. ¡Claro que sí!

¡Bueno! El mensaje que siempre doy, está dividido en dos partes «primero me enfocaré en las enfermedades mentales, como por ejemplo la depresión, porque después de salir de la pandemia muchos jóvenes han caído allí. De hecho recientemente se conmemoró el día de la prevención contra el suicidio y justamente quiero enviar un mensaje ‘sí tú no te quieres a ti mismo ¿Cómo vas a querer a los demás?’ y es que se trata de que entiendas que tus debilidades o tus discapacidades son tus fortalezas, son tu esencia y eso te hace especial, porque todos somos únicos. No debemos prestarle atención a palabras mal intencionadas, porque esas personas que las dicen lo que quieren hacer es incomodarte, pero sí tú nos les prestas atención y no dejas que te molesten pues lo que harán es dejarte de decirte cosas, y te lo digo porque yo lo viví, ellos lo seguían haciendo porque veían que me afectaba y después tomé la decisión de no prestarles atención y ¿Qué decidieron hacer?, pues dejar de molestarme y eso hacía que les diera más rabia (risas).

También, quiero dar un consejo y es que lo primero en esta vida es la formación. Por ejemplo, a mí en las redes sociales me escriben -yo quiero ser actor- y yo les respondo -¡genial! Yo te apoyo al ciento por ciento- y les recomiendo una academia para que se preparen, porque todo es un proceso; yo sigo en formación. Y es que tú sabes que todo es un trascurso y pienso que para la actuación hay que estar enfocado preparándose. Y en realidad en la vida hay que estudiar lo que a uno le gusta, no lo que los demás digan y al fin y al cabo uno siempre busca la felicidad en todo lo que te hace sentir completo, para encontrarle el interés al trabajo y no verlo como una monotonía. Y por supuesto leer libros (risas)«.

Para interactuar con Emmanuel, síguelo en sus redes sociales y llénalo de amor:

Facebook: Página: Emmanuel Saldarriaga

Instagram: @emmanuelsaldarriaga

TikTok: @emmanuelsaldarriaga

🎥 Cortesía, Canal RCN

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here