✍🏽 Germán Malaver [ @german_malaver ]

📸 Dora Barrera [ @doramar1010 ]

👩🏼‍🦳 Irene López [ @ireneescribe ]

📍 NH Collection Bogotá Hacienda Royal [ @nh_hotels_colombia ] (Calle 114 # 6 – 02 Bogotá, Colombia)

«Tienes en tus manos un libro que te hará descubrir cómo la fortaleza humana y la perseverancia, son capaces de vencer en cualquier batalla. Un testimonio de vida; la autora y protagonista se desnuda para compartir con el mundo las duras experiencias sopor«. Así es como Casa del Libro resume «Cuando la Vida Duele«, primera obra literaria de la escritora española Irene López Peña, una autobiografía, donde desnuda su alma, para expresar lo que vivió durante cincuenta años. Una vida de dolor, angustia, tristeza, depresión, pero que, ha evolucionado y ahora su vida huele a flor… huele a introspección.

Irene, muy generosamente aceptó una entrevista a Escribe GermaDor y esto fue lo que nos contó:

G.M. Señora Irene, para mí es un verdadero privilegio poder compartir contigo, no te imaginas lo feliz y agradecido me encuentro con el CREADOR, con Aleja, Charlie con Leslye y por supuesto contigo por este privilegio, ¡qué afortunado soy!

I.L. El placer es todo mío Germán, muchas gracias por invitarme.

G.M. ¡Es con todo el gusto señora Irene! Bienvenida a Colombia y a GermaDor.

Señora Irene, tengo muchas dudas. Para comenzar, ¡cuéntame! ¿Quién es Irene López?

I.L. ¡Gracias! Sois muy generoso.

Pregunta compleja, mmm… a mí cuando me hacen esta pregunta, siempre digo: «como he tenido que reconstruirme a mí misma, entonces, explico quien fui y quien soy ahora. Entonces, te diré que fui una mujer muy vulnerable que cedió todo su poder por mendigar amor, y entonces yo me consideré durante tantos años que fui nada y fui nadie. Yo pasé invisible ante los ojos de los demás.

Actualmente, soy una mujer nueva, reconstruida, aunque soy la misma persona pero, con dos versiones distintas, donde he podido restaurarme, evolucionar, avanzar, progresar… en mi vida, en base a mi mensaje… en base al perdón«.

G.M. ¡Tremendo señora Irene! Y ¿Qué te ha dolido en la vida?

I.L. Han dolido muchas cosas, han sido cincuenta años de un dolor muy fuerte. Yo tengo cincuenta y siete, pero han sido cincuenta años de un dolor profundo. Pero, aunque lo que plasmo en mi libro son treinta y cinco años de sufrimiento que perduró mucho tiempo, hasta que por fin he podido dejar ese dolor al lado; y si aparece en algunos momentos ya es otro tipo de dolor. Además, uno aprende ya a abrazarlo.

G.M. Mmm… señora Irene y ¿a quién o a qué te ha costado perdonar?

I.L. La verdad lo que me costó mucho fue haber dado el paso, pero no porque no quisiera, sino porque tuve que ser consciente. Yo tenía cincuenta años, cuando entré en esa instrospección de la importancia de perdonar a cada uno de esos personajes que formaron parte de mi historia de vida. Y empecé profesando el perdón con mi padre, porque yo me sentí carente de amor, sentí la carencia de protección, y eso fue lo que llevó a mendigar amor.

Faltando media para que durmieran a mi padre para siempre, conseguimos perdonarnos el uno al otro y fue una experiencia tan bonita lo que sentimos en ese momento que no sé cómo explicarlo. Y yo siempre digo y aunque pueda sonar extraño que la muerte de mi padre fue hermosa, porque cuando él descendió todos brindamos (médicos incluídos de paleativos). ¡Sí! Brindamos con una copa de champán porque lo que se estaba viviendo en ese momento. Se desprendió un amor que no había existido en nuestro hogar. Había como desquicios, todos estaban como en lo suyo. Entonces, lo que se vivió en ese momento, fue muy importante para mí, porque me di cuenta la importancia de perdonar y fue cuando decidí ponerlo en práctica a diario.

G.M. ¡Qué fuerte l oque me cuentas! La verdad me dejaste atónito.

Irene proviene del griego Eirene que significa paz ¿Qué te produce paz?

I.L. Para mí ha sido una búsqueda incesante de hallar precisamente esa paz interior que hoy he conseguido. Para mí la paz interior de una persona, es lo único que te lleva a poder seguir, avanzar, el tener esa quietud. Para mí es la base fundamental del ser humano.

G.M. ¡Increíble!

Mmm… ¡bueno! Y ¿Cómo fue el proceso de escribir tu primer libro «Cuando la Vida Duele«?

📸 Foto tomada de internet

I.L. Pues, empecé a escribir como terapia. Mmm… me di cuenta de que tenía mucho que soltar, que tenía mucho dolor arraigado en mí, y que yo no había sido consciente ni de lo que había vivido, ni de la fortaleza que había tenido. Entonces, empecé a utilizar la escritura como terapia, y a partir de ahí, poco a poco entendí que así mis vivencias se podían convertir en un libro. Que por cierto, no fue mi intención inicial.

G.M. ¡Qué terapia más encantadora!

Y ¿Qué piensa una niña a los 14 años, cuando ha sufrido tanto?

I.L. Yo he sido una mujer muy responsable y muy adulta desde muy niña. Yo llevo algo innato en mí y es la responsabilidad y sobre todo la empatía hacía mi prójimo. Soy una persona extremadamente responsable y ese afán de responsabilidad me llevó a no pensar en mí. Yo no he disfrutado de una infancia, ni de una adolescencia, ni de una juventud. Yo no he sabido lo que era un primer amor, o una amistad. O salir a un parque y sentarte con amigos, ¡no! Eso no lo conocí. Pero, me compensa, porque después de todo esto, a los cincuenta estoy conociendo gente maravillosa, en todo el mundo, además. No sólo en mi ciudad natal, Barcelona, ni en España y eso para mí es algo muy bonito.

G.M. Ya que tocas el tema de España ¿Qué crees que tiene ese hermoso país para ser conocido como un lugar de escritores? Porque no sólo vemos literatos de los que maman como dicen ustedes, sino también, encontramos escritores aficionados, por ejemplo cantantes, actores, actrices… como: Nach, ZPU, la misma Paloma San Basilio, por mencionar algunos, que aunque no son escritores de profesión, si se han dedicado a escribir y lo hacen muy bien.

I.L. Fíjate que no soy muy literata, y no sabría responderte muy bien a esta pregunta. Pero, yo realmente he descubierto que, se me daba bien escribir a raíz de todas mi vivencias. La vida me llevó a no saber realmente quién era yo, como te decía al comienzo de la entrevista, que yo sentía que no era nadie. Y al ver todo eso, yo pensaba que había venido a la tierra, era únicamente a sufrir. Y no sólo lo pensaba sino que, lo creí y lo acepté que había a sufrir. Hasta que llegó un momento, en que entendí que no era así.

Yo creo que, las letras o cualquier tipo de artista que le guste la cultura en general, en el fondo aunque no necesariamente publica sus escritos, manuscribe, porque la escritura teayuda a soltar, a compartir y a expresar lo que se siente, que aunque en ocasiones es ficción muchas veces es realidad. Aunque en la mía cien por ciento es real (risas), solo ficciono los nombres para no exponerlos, quise proteger suidentidad, porque no pretendo juzgar, ni hacer justicia con este libro. A todos los perdoné y eso es más que suficiente.

G.M. Definitivamente tienes corazón de artista.

Tú siendo europea y como esta es tu primera visita a nuestro país, y esperamos que no la última ¿Qué traerías de España a Colombia y qué llevarías de Colombia a España?

I.L. ¡Gracias! Mmm… de España a Colombia me traería el clima, porque de Bogotá me está llamando la atención que tiene un clima muy extraño, es complejo, hace frío, hace calor, que llueve (risas). Entonces, como el clima de España es más predecible.

Mientras que, de Colombia a España me llevaría la cercanía, mmm… el cariño. Eso no quiere decir que en España no lo seamos, pero en Colombia tienen ese calor humano que los hace muy diferentes.

G.M. (Risas).

Retomando al tema de tu libro ¿Cuál fue el capítulo más difícil en escribir?

I.L. Definitivamente todos y cada uno de ellos, porque ha sido un tránsito de muchos años. Inicié desde los 14 años, pero, todas las vivencias que yo cuento aquí van unidas a múltiples enfermedades que he padecido desde los seis meses de edad y hasta la actualidad, por lo cual ha sido una vida entre enfermedades, dolor físico, dolor emocional, y demás vivencias que he pasado, por ejemplo la captación de una red de tratas de personas, haber sido vendida a la prostitución, haber sido secuestrada y violada y etcétera. Entonces, todo eso me ha llevado a esto.

G.M. ¡Qué fuerte!

Mmm… ¿Crees que todas estas experiencias han formado a la Irene de hoy en día?

I.L. Mmm… la Irene actual, la ha forjado el perdón. El haber sido capaz de perdonar a todas esas personas y darme cuenta de que, detrás de cada uno de nosotros hay una historia. Y no con esa justifico ni el daño recibido, ni defiendo al verdugo ni mucho menos al opresor. De estos temas se tiene que encargar la justicia que para eso está. Pero, yo profeso el perdón desde mi interior. El perdón desde mi corazón; para librarme de la cadena que me pueda unir al odio, la ira el resentimiento con esa persona. He entendido que desde que tú perdonas y rompes esa cadena es cuando realmente te liberas de esa persona, aunque la tengas cerca o no. Y, ¡claro! Puedes seguir recordando la situación o a la persona, pero, ya no duele. Las cicatrices quedan, pero ya no duelen.

G.M. Pero es muy difícil señora Irene, es una palabra muy corta, pero trascendental. De verdad te admiro muchísimo, el ver tanto dolor que tuviste que recibir y mírate ahora, tan guapa, feliz y profesando la palabra a los cuatro vientos, mi admiración.

¡Bueno! Ya hablamos de lo complejo de escribir cada capítulo, ahora, ¿Qué fue lo más difícil de escribir una autobiografía? De pronto que te juzgaran, que estuvieras a comentarios de más odio en las redes sociales…

I.L. ¡Ay muchas gracias por esas palabras tan generosas hacía mí!

Sin duda es el inicio, el ponerte ahí, y empear a hacer cronológicamente el resumen de tu vida, y decirte: «¿Esto haz vivido Irene?«, al punto que yo misma me lo preguntaba. Porque no era consciente de esa situación. Entonces, para responder tu pregunta, lo complejo fue, que como no era consciente, normalicé todo eso, hasta tal punto de que consideré de que no era para tanto lo que había vivido.

G.M. Eres un ejemplo a seguir.

Señora Irene, para nadie es un secreto que vivimos en un siglo muy digital, ¿crees que en algún momento los libros desaparecerán y sólo quedarán los eBooks?

I.L. Yo confío que no, espero que no (risas). Y no lo digo porque se estén o no publicando libros, sino que, para mí lo mejor es poder disfutar de un libro físico, oler sus hojas, palparlo… además, es que yo soy de las que marco frases para después recordarlas. Entonces, ojalá lo digital no desplace a los libros en su totalidad.

G.M. Eres de las mías (risas). Yo también hago lo mismo, es un verdadero deleite.

Y ¡bueno! ¿Qué es lo más complejo de escribir en este siglo?

I.L. (Risas).

Hay tantas cosas de hacerlo en este siglo… yo ceo que, se están perdiendo tantos valores que, hay personas como yo, que en un campo, o en otro, estamos sembrando semillas; porque estoy segura que si lo hacemos unidos, el resto de la historia se escribirá de otra manera. Entonces, hay que seguir sembrando semillas de amor, de perdón, de información, de música… lo importante es que seas semillas positivas, y lo valioso es que seas semillas que lleguen a los corazones de las personas, porque en el momento que llegas al corazón de ellos ya te puedes dar por satisfecho, de que sembraste una semilla y que pronto germinará.

G.M. ¿Qué corazón tan bondadoso tienes! Aún, despúes de tanto dolor, todavía hay mucho amor para dar. Definitivamente estoy anodado contigo señora Irene.

Cambiando de tema señora Irene ¿Cómo celebrarás navidad y año nuevo?

I.L. ¡Bueno! Voy a celebrar la navidad aquí en Colombia, en Armenia, en familia y estaremos allí visitando ese lugar, que me han contado que es maravilloso. Y noche vieja como le decimos en España ya estaremos en Barcelona, también en familia.

🎥 Carlos Mario Sánchez

G.M. ¡Qué rico! Disfruta mucho.

Mmm… ¿Qué se viene próximamente para ti?

I.L. Pues, te cuento que vienen muchas cosas. A partir del próximo año cuando regrese, haré giras donde lanzaré el mensaje del perdón, en varios países incluyendo Colombia, México, Perú, Argentina, entre otros. Entonces, estamos preparando cositas. La verdad me siento muy feliz.

G.M. Señora Irene ¿y no tienes un campo en tu maleta? Yo no molesto (risas).

¡Bueno! Tu libro es una autobiografía, pero haznos un spoiler pequeño ¿Qué podemos encontrar allí?

I.L. (Risas). ¡Claro! Yo tengo una maleta muy grande, ahí podéis meterte.

Podéis encontrar mi historia de vida, una historia dura de leer, pero lo bonito de este libro es, saber el mensaje que lleva ahí. Y sobre todo verme, que después de todas esas vivencias, he logrado salir de cualquier situación y aquí estoy más fuerte que nunca.

G.M. Trato hecho, me iré en la maleta de la señora Irene a recorrer el mundo ¡yupi! (Risas).

Esta historia merece que mucha más gente la sepa ¿te han contactado alguna plataforma o poductora para hacer un documental, serie o película basada en tu vida?

I.L. (Risas).

¡Bueno! Ahí estamos, intentando gestionar ese punto, porque hay varias personas que están interesadas, porque es una historia realmente dura.

Y aprovecho este espacio, para hacer un llamamiento, diciendo que aquí estoy dispuesta a recibir propuestas. ¡Me encantaría!

G.M. Créeme que si yo fuera productor o guionista no lo duraría dos veces.

Sé que pronto te contactarán.

¿Cómo podemos adquirir tu libro?

I.L. ¡Gracias!

¡Bueno! Podéis adquirirlo a través de Amazon, está en físico y digital. Y también, aquí en Latinoamérica, hay una distribuidora que se llama Panoplia y eso ha hecho que en cualquier librería podáis solicitarlo y así se podrá conseguir.

G.M. ¡felicitaciones!

Señora Irene, ya para culminar, la verdad no quisiera decirte adiós, es tan plácido conversar contigo, tienes una chispa increíble. Pero, sabes que el tiempo en los medios de comunicación son cortos. No podría dejarte ir, sin hacerte preguntas cortas, para respuestas cortas ¿te parece?

I.L. ¡Muchas gracias Germán, estoy muy cómoda aquí!

Mmm… ¡bueno!

G.M. ¿Una canción?

I.L. Ha LLegado el Momento de Dyango.

G.M. ¿Un escritor o escritora?

I.L. Ángeles Mastretta.

G.M. ¿Perro o gato?

I.L. Ambos.

G.M. ¿Un color?

I.L. Blanco.

G.M. ¿Una palabra?

I.L. Perdón.

G.M. Y ya para concluir, señora Irene, déjanos un mensaje ¡por fa!

I.L. «Debemos ser nosotros mismos. Que todos nos paremos un momentito a mirarnos al espejo, pero mirándonos a nosotros mismos con ojos de compasión. Y miremos un poquito más adentro. Que seamos capaces de navegar en nuestro corazón y que permitamos que salga a flote nuestra propia esencia«.

G.M. ¡Gracias señora Irene, eres un amor! ¡Gracias por tu tiempo y por esta catarsis!

Para adquirir el libro, ingresa aquí. Síguela en sus redes sociales y llénala de amor: Instagram: @ireneescribe. Para más información, visita 💻 este enlace.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here