✍🏽 Germán Malaver [@german_malaver]

📸 Archivo Personal

👩🏽‍🦱 Rafaela Cortés Quintero [@rafaelacortesquintero]

📍 Bogotá, Colombia

Cada día en Escribe Germador [@germador_], nos sentimos muy agradecidos con el Creador que pone personas de bendición en nuestro camino, personas que nos leen, que están pendientes de nuestras publicaciones, escribiéndonos de los diferentes temas que desean ver en nuestra plataforma; y por supuesto nos sentimos felices de ver que cada día nos visitan más personas con el fin de que este lienzo se llene de grandes aventuras, donde cada invitado e invitada plasme sus ideas y que las palabras tomen vida y el alma se llene de música. Como nuestra invitada de hoy desde Ibagué (Colombia) con ustedes Rafaela Cortés Quintero.

G.M. ¡Gracias señora Rafaela por aceptar esta conversación!, es de gran alegría que nos acompañes en este espacio.

R.C. ¡Buenos días Germán!, gracias por tu invitación a esta entrevista, y el privilegio es para mí, que me hayas seleccionado para tal. Me siento muy honrada.

G.M. Con todo el gusto, siempre serás bienvenida para cualquier proyecto que tengas en mente.

R.C. ¡Gracias, eres muy gentil!

G.M. ¡No te preocupes!

Y para comenzar, ¡cuéntame! ¿Quién es Rafaela Cortés?

R.C. Bueno, soy una persona que ama a Dios por encima de todas las cosas, la vida, la gente, el poder servir a los demás. Soy sensible, solidaria, abierta a las personas, estricta pero amable, cordial, alegre, me caracteriza el buen humor como elemento base para poder sortear todas las situaciones y manejar distintas clases de personalidades, y así entender y comprender a las personas. Soy cariñosa, tierna y recuerdo que mi padre me decía: «que yo era una mujer conciliadora«. También abomino la mentira, el engaño, la falsedad y la hipocresía.

G.M. ¡Súper!, me parece bueno las cualidades que me describes.

R.C. ¡Gracias!, eres muy gentil.

G.M. Con todo el gusto.

Bueno, sé que eres una mujer espiritual, pero ¿Qué es la espiritualidad?

R.C. ¿Qué te digo?… pienso que es el centro de la personalidad. Nosotros somos alma, espíritu y cuerpo, y debemos tener un espíritu libre, sano, pues como asiento de las emociones, se impresiona, entristece, apacigua o aíra, y de esto depende que el alma se fragmente y se hiera produciendo que el cuerpo se enferme. Además, la espiritualidad es el centro del pensamiento, la imaginación, la astucia y la reflexión; igualmente las determinaciones de la voluntad, la disposición, las intenciones y los distintos actos de las personas el cual definen qué tan espirituales somos. 

Y todo lo que acontece en el ámbito físico, material y de relaciones en la vida, tienen connotación espiritual. Dios es espíritu, y puso espíritu en los seres humanos para unirnos con Él, seamos espirituales o carnales y que nos distingamos a los animales, que no tienen espíritu, sino instinto, y actúan que el hombre, dejándonos enseñanzas.

El problema más serio del siglo XXI, es que no lo acabarán las guerras bélicas al mundo, sino la espiritualidad.

📸 Archivo personal

G.M. La verdad señora Rafaela, estoy anonadado con tus respuestas, te salen desde el alma, y se reflejan en tus ojos.

R.C. ¡Gracias a ti por la invitación!, me siento muy cómoda contándote algunas de mis anécdotas de vida, que por lo general no expongo ante el mundo.

G.M. ¿En serio?, entonces esto es una primicia.

R.C. ¡Así es!, son respuestas muy íntimas que están atesoradas en mi corazón.

G.M. ¡Gracias por la confianza!

R.C. ¡Es un gusto, tú me haces sentir muy confiada!

G.M. ¡Gracias, qué querida!, esa es la idea, igual estamos charlando entre amigos.

Y bueno me imagino que tu familia te apoya en cada aventura que emprendes.

R.C. Mmm… desde niña fui diferente, tanto en casa como en el colegio, pues era espiritual, y eso gustaba, y claro que siempre tuve apoyo, y el que más lo hizo fue mi padre. Cuando profundicé más sobre mi espiritualidad, le tocó a mi núcleo familiar. Después de un tiempo mi madre murió y luego mi papá (quien fue alguien especial para mí), y por distintos motivos en estos momentos no estoy cerca de mi familia, pero sé que lo que sembré se ve reflejado en mis sobrinos y en sus hijos, pues ya soy tía abuela.

G.M. Que el Creador llene el vacío que han dejado tus padres, pero con cada respuesta sé que ya lo hizo.

Y te felicito por ser diferente en un mundo de iguales, y espero que pronto te puedas reunir con tu familia.

R.C. ¡Tan bonito, gracias!

G.M. (Risas). ¡Gracias!

Y bueno, tengo una curiosidad enorme, ¿Qué carrera estudiaste?

R.C. (Risas).

Fíjate que me dediqué a estudiar, a hacer y a trabajar algo diferente de lo que quería y de lo que soy.

Estudié administración de empresas y mercadeo, aunque no logré graduarme, porque me dediqué a trabajar duro y a abrirme campo en buenas empresas, porque al fallecer mi mamá, mi padre enviudó muy joven e hizo locuras con sus negocios y hubo una quiebra familiar que me tocó afrontar (por ser la mayor de cinco hijas), y por ende ayudé a mis cuatro hermanas a salir adelante en ese momento. En ese tiempo la menor tenía seis meses de nacida, y te confieso que fue un momento difícil, pero la compensación la tuve en empresas que midieron mi inteligencia, capacidad con admiración por lo que soy, pues demostraba resultados de inmediato. También fui gerente comercial y de división en estupendas multinacionales durante muchos años. Pero realmente lo que soy y he manejado empíricamente profesional es como: escritora, comunicadora, periodista, locutora, poeta y pintora; estas dos primeras las ejerzo sirviéndole a Dios, que es lo que hago tiempo completo, ahora y desde que me divorcié hace 20 años.

G.M. ¡Tremendo!, cuando te oigo, recuerdo que viví algo similar, mi sueño era ser médico pediatra (pues mi mamá es profesora y psicóloga infantil), y entré a estudiar medicina, y solo duré un semestre, pero la verdad no pude continuar, es una carrera muy difícil para mí, así que desistí y decidí seguir a mi corazón, y me encaminé por la comunicación social y el periodismo y mírame ahora, hablando contigo, una experiencia ¡chirreada!

R.C. ¡Ay carachas!, qué tan bueno.

Rica esta conversación entre amigos.

G.M. ¡Así es!, un plan diferente

Y bueno ¿Cómo ha sido tu vida espiritual?

R.C. ¡Fascinante, estupenda!, la mejor decisión de mi vida, ha sido dedicarme a ser una mujer espiritual, y poder así aportar granitos de arena en una sociedad que está enferma espiritualmente. Esto me permite escribir, comunicar, exponer, hablar y aportar para el cambio de muchas vidas, dándoles a conocer a Dios misericordioso, amoroso y perdonador, quien es nuestro único Dios, sirviéndole a Él.

G.M. Y se ver reflejando en tus ojos, te brillan cada vez que hablas, lógicamente estás haciendo lo que te apasiona.

R.C. (Risas), ¡así es!

G.M. (Risas).

¡Cuéntame!, ¿Cómo llegas a ser una de las mujeres más influentes dentro de la espiritualidad en las redes sociales?

R.C. ¡Qué honor, gracias por esas palabras!

📸 Archivo personal

Bueno, sencillamente obedeciéndole a Dios, quien me cerró todas las puertas del mundo, para que yo hiciera su voluntad, el cual todo lo hago con amor, pues sé que Él me escogió; hoy en día sé que fue desde el vientre de mamá, pero que yo me resistía tiempo atrás a dejarlo todo, para dedicarme a difundir el mensaje de vida, que es llevar a la gente a conocer a un grandioso Dios; pero los sueños para Él son grandes, así que RCN desde el años 2006 me regaló cinco minutos en una de sus emisoras, donde empecé dando mensaje espirituales, el cual este especio se llama «Mensajes de Vida«, en el que cada palabra han influenciado positivamente a los oyentes.

Y en Facebook empecé hace diez años, publicando mensajes, pero realmente desde hace tres estoy tiempo completo allí, y me han conocido y seguido tantas personas, que vivo atendiendo personas por Messenger y Wasap orientándolos, orando y explicándoles lo que deseen saber. Pero creo que la influencia todo esto, es el amor, la dedicación, la amabilidad, la cordialidad y que lo que escribo lo hago en gracia especial y sabiduría que me ha dado Dios, pero especialmente porque amo, obedezco y atiendo a todo lo que Él me dirige. Y amar lo que se hace es la clave del éxito.

G.M. Estoy impactado con cada palabra, gracias por ser tan sincera, y por supuesto por abrirme las puertas de tu hogar y las de tu corazón.

R.C. Yo encantada.

G.M. ¡Gracias!

¿Y cómo surge la idea de convertir tu muro de Facebook en un lugar de fe, amor y sabiduría?

R.C. Pues Dios cuando decide algo con alguien que escogió, lo hace. Y a mí me inquietó tanto, que despertaba en la noche y no me dejaba dormir, diciéndome: «que me usaría a través de las redes sociales para que muchos entendieran lo que debían cambiar en sus vidas, conociendo su amor«. Y fue así, como poco a poco fui llegando a las personas, y que ellos conocieran mis publicaciones, que han gustado mucho; y a través de ello, las personas me solicitan amistad, y además también empezaron a agregarme a diferentes grupos (de religión, espiritualidad, arte, política, cultura y hasta de música), en algunos de ellos me tienen como administradora, otros como moderadora y ha sido una gran experiencia. Y Mafalda es una gran referente.

G.M. ¡Felicitaciones!, me parece fenomenal que las redes sociales se usen para bendecir al prójimo.

R.C. ¡Gracias!, así debería de ser.

G.M. Si señora.

Y bueno ya que hemos hablado sobre la espiritualidad ¿Profesas alguna religión?

R.C. Pues te cuento que no tengo ninguna religión, ni Dios dejó ninguna en su Palabra, y su hijo Jesucristo solo vino a conciliarnos con el Padre. Se trata de una plena relación con Dios, por medio de su hijo que es el camino, la verdad y la vida. Soy una mujer cristiana, La Biblia dice que quien se hace llamar cristiano, debe andar como Jesucristo lo hizo, en obediencia a Dios, llevando la Palabra; su mensaje de vida.

La religión está basada en dogmas humanos, preparados por el hombre para atraer las personas a Dios, de acuerdo a sus normas y formas.

Jesús, creador del verdadero cristianismo, vino a traer el reino de Dios a la tierra.

Te cuento que trabajo actualmente en una congregación, donde además servimos socialmente. Soy pastora hace 34 años, desde muy niña me llamó Dios, y siendo ejecutiva en empresas, allí evangelizaba y pastoreaba muchos hombres de negocios, ejecutivos y empleados, donde vi el cambio de estas personas. Por mis empleos andaba por todo el país y también tuve la oportunidad de viajar a nivel internacional, y allí con gracia y sabiduría, dejaba un mensaje claro y era bien recibido.

G.M. Me sorprenden tus aventuras, eres un libro abierto a lo desconocido cuando hablas, esto me motiva mucho más de indagar.

R.C. ¡Gracias, eres muy querido y cómico

G.M. (Risas).

Y ¿Cómo ves la espiritualidad en este siglo?

R.C. (Risas).

Como te lo mencioné anteriormente, este es el siglo más peligroso, y lo estamos viendo. Ya se están prologando guerras y muertes en varias naciones. Hay mucha confusión espiritual hoy en día, porque realmente la gente no tiene conocimiento de Dios, y por lo mismo no lo tienen en sus vidas; las mismas iglesias están con tantas divisiones, que hay un caos espiritual alarmante, los mensajes y enseñanzas que se dan, tienen mezcla humanista, hedonistas, paganas, de nueva era, filosofías orientales, mensajes con distintos intereses personales que llevan a la gente a buscar distintos vientos de doctrinas con carnalidad muy lejos de lo espiritual. Ya es tiempo que la Palabra de Dios sea hablada con unción y gracia, que es lo que me he propuesto hacer, donde hablo en mis redes sociales, sobre restauración y que Él sea actuando en cada uno de mis lectores.

G.M. ¡Qué buena perspectiva!

R.C. ¡Eres muy amable!

G.M. ¡Gracias!

Y bueno ¿Quién ha sido tu mayor influencia y por qué?

R.C. Mi mayor y única influencia ha sido Dios con sus mandamientos, lo cual me agradan, los disfruto, con toda su Palabra y con el mensaje de Jesús, que es vital, grandioso y con un patrón modelo a seguir, y desde luego el amor, que es la base de esa influencia. Y cada día deseo y trabajo para ser un testimonio de vida, para así ser influyente en otras personas.

G.M. ¡Me encantó!

R.C. ¡Gracias!

📸 Archivo personal

G.M. ¡Un placer señora Rafaela!

Y dime con toda esa sapiencia y todas las aventuras que has vivido, ¿Has considerado en escribir un libro? 

R.C. ¡Claro que sí!, no solo será uno, sino varios; el primero que escribiré será sobre lo que he visto de tanta crisis espiritual. Otro será una autobiografía, aquí donde me ves, he vivido muchos acontecimientos que me han marcado y quiero expresarlos.

Tengo tomos de escritos desde los 13 años, que comparto en RCN.

G.M. Cuando estén publicados, házmelo saber ¡por favor!, estaré esperándolos con ansias.

R.C. ¡Por supuesto, con mucho.

G.M. ¡Gracias!

Y ya para culminar, recomiéndame un libro ¡por favor!

R.C. Bueno, pues siempre he sido una gran lectora, devoraba libros de todo lo que llegaba a mis manos (“bestsellers”, biografías, historia, obras contemporáneas, novelas latinoamericanas, relatos, libros de arte, enciclopedias…), y encuentro que La Biblia es el libro por excelencia, que habla de todos los temas de la vida; además, de ser dinámico, exquisito en literatura, lleno de todo conocimiento y la sabiduría para el ser humano, lo llamo el libro de la vida, solo que es la lectura que hay que aprender a leer, y eso es lo que más trabajo con las personas. Allí podemos darnos cuenta que no habla de religión, por eso me encanta.

Y el libro que ha marcado mi vida, pues me lo regaló mi padre cuando cumplí siete años, llamado Hacia las Cumbres de Charles L. Paddock, un libro para la vida, y creo que desde ahí empezó mi espiritualidad.

G.M. ¡Gracias señora Rafaela!, por tu tiempo y dedicación, has sido muy generosa por abrirme las puertas de tu hogar y de tu corazón.

R.C. ¡Gracias a ti Germán!, la pasé estupendo.

Y para despedirme diré: «El carácter, es la suma del comportamiento público y privado, el cual expresa el estilo de vida de cada individuo, y es lo que ha aprendido desde su niñez. Si se ha descuidado lo espiritual, el resultado son actos insensatos en el diario vivir. Lo que más cuesta al ser humano, es cambiar el carácter y ciertamente no se logra si no se aplican los principios espirituales que son vida y para la vida Dios, que no diseñó a su imagen y semejanza y si le conocemos, eso implica que podemos tener el carácter que nos dejó como modelo su hijo Jesús para vivir como Él vivió y hacer lo que Él hizo, y hacer la diferencia en este mundo«.

Germán gracias por darme la oportunidad de aportar algo con esta entrevista y por honrarme con ella.

G.M. ¡Con mucho gusto señora Rafaela!, el placer es todo mío.

Para más información, visita su perfil de Facebook, Rafaela Cortés Quintero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here